miércoles, 25 de junio de 2014

PASTEL DE MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO, DULCE DE LECHE Y GALLETAS

Bueno, por fin me pongo con este pastel, hace tiempo que algunos lo esperáis, siento el retraso.
La receta la encontré en el blog de Charhadas, yo he cambiado cantidades para hacer un pastel grande y también el montaje porque he comprobado que como os lo explico es más fácil.

Os la paso:

INGREDIENTES (para un pastel de 21cmX30cmX6cm de alto)

360gramos de chocolate blanco de postres (nestle postres ó de postres blanco del carrefour)
1 bol grande de leche de arroz con un tapón de Amaretto (licor de almendras) (puede ser leche normal)
400ml. de nata para montar
400gramos de dulce de leche
800gramos de galletas rectangulares (yo utilizo gullon tostada original, recomiendo también galletas sin azúcar o galletas sin gluten)

Cobertura:
100gramos de chocolate negro de postres
100ml. de nata para montar


Montamos, con batidora, la nata bien fría y reservar en la nevera.

Al baño maría, deshacer el chocolate blanco, cuando esté blando, remover con espátula para deshacer grumos y añadirlo a la nata con cuidado para que no se baje, pero mezclando bien para que no queden trozos duros de chocolate en la mousse. 
Poner en la nevera.
El chocolate blanco es más delicado que el negro y no admite volver a deshacer porque se pone duro.

Forrar el molde que vayamos a utilizar con plástico film o papel de horno, dejando un buen trozo sobrante en cada uno de los lados. Cualquier recipiente os vale porque no va al horno, solo al congelador.
Mojar las galletas en la leche con licor dejando que estén un poco blandas, pero sin que se deshagan y hacer una primera capa de galletas en el fondo del molde.
Calentar al baño maría una parte del dulce de leche y cuando esté cremoso extender encima de las galletas una capa fina.
Añadir una tercera parte de la mousse de chocolate blanco y extender formando una tercera capa.

Volvemos a repetir todo el montaje hasta 3 capas en total.
Terminamos con una última capa de galletas para que al dar la vuelta al pastel tenga una buena base.

Cubrir el pastel con una tapa o con papel de aluminio y meter en el congelador, unas 3 o 4 horas, yo lo hago el día de antes y al día siguiente lo saco del molde y hago la cobertura.

Para la cobertura deshacer al baño maría el chocolate junto con la nata. Remover de vez en cuando hasta que quede uniforme y sin grumos.

Sacar el pastel del congelador, dejar pocos minutos sin tocar y entonces volcar en la bandeja de presentación. Tirar del plástico film o papel para que salga el pastel del molde, hacerlo con cuidado para que no se rompa el plástico o el papel.
Una vez volcado, retirar el plástico o papel y cubrirlo con la cobertura de chocolate ya preparada.

Veréis que el chocolate se pone duro enseguida porque la tarta está congelada.

Después de la cobertura de chocolate podéis adornarlo como queráis, porque el chocolate solo es un poco triste.

Una vez terminado, tiene que estar en la nevera antes de servir, yo lo he trasladado de un sitio a otro durante una hora sin nevera y no ha pasado nada, pero tiene nata, chocolate y con el calor, pierde firmeza. Si lo hacéis en verano, es mejor trasladarlo en nevera.

Una vez que lo has hecho varias veces, no lo ves tan difícil como os puede parecer, pero si os aseguro que siempre tiene mucho éxito, es tierno, jugoso, nada que ver con el típico bizcocho rellenado. Tal como os lo explico es dulce, pero no empalagoso, si os gusta menos dulce, podéis cambiar las galletas por otras que no tengan mucha azúcar o ninguna.
Es una buena receta para hacer sin gluten, cambiar galletas y elegir chocolates y dulce de leche sin gluten que no suelen tener.
Probar a hacerlo y después, todo es cuestión de ir cambiándolo a vuestro gusto como hice yo.