jueves, 30 de enero de 2014

MANTECADOS


No he tenido más remedio que hacer los mantecados ahora, están fuera de tiempo pero la manteca de cerdo encargada me llegó demasiado tarde y nos están sirviendo de galletas para la merienda, que dicho sea de paso, están riquísimas.
A mi hijo le regalaron moldes para hacer galletas y los hemos utilizado en esta ocasión, pero si no teneís, con un vaso tambien quedan perfectos.

INGREDIENTES PARA UNOS 90 MANTECADOS
900gramos de harina blanca
560gramos de manteca de cerdo de buena calidad a temperatura ambiente
200gramos de azucar blanca
140gramos de almendras ó avellanas ó las dos, tostadas
2 vasos pequeños de vino blanco
1 cucharada grande colmada de canela en polvo
1 ralladura de limón
huevo batido, sesamo y azucar para decorar

Tostar los frutos secos en la sarten ó en el horno, si no lo están, quitarles la piel fina que podamos y moler.
Tostar la harina en la sarten, en varias fases, cuidando de no quemarla, removiendo mucho, hasta que se dore, retirar del fuego y reservar.
Mezclar y amasar la manteca de cerdo y el azucar con las manos, añadir el vino poco a poco.  Agregar los frutos secos molidos, la canela y la ralladura de limón, mezclar. 
Añadir la harina tamizada poco a poco, amasar bien con las manos hasta que esté todo bien mezclado.
Poner papel de hornear en una fuente grande. Cortar un trozo de pasta, aplanar en un grueso de 1 cm y con ayuda de los moldes ó un vaso ir sacando los mantecados de uno en uno, colocar en la fuente dejando espacio entre ellos porque crecen como un cm alrededor aprox.
Vereis que la masa se va endureciendo y se resquebraja, pero no os preocupeís porque al amasar de nuevo, con el calor de las manos vuelve a ser flexible para hacer la misma operación de antes.
Antes de poner al horno podeis pintarlos con un poco de huevo batido para que se peguen el sesamo y un poco de azucar normal ó glass.
Poner al horno precalentado arriba y abajo a 170grados durante 15 minutos y 5 minutos más solo arriba.
Sacarlos del horno y no tocarlos hasta que se enfrien porque se pueden romper.

Bien ya la teneís, no espereis a navidades para hacerlos, de verdad que son buenísimos y no son los típicos mantecados que comemos siempre.