domingo, 28 de septiembre de 2014

ARCOIRIS EN CASA



Cuando llega la primavera y también el otoño, el sol, al atardecer, entra por una ventana de mi casa, tocando una de las bolas de cristal tallado de feng shui que cuelga del techo. El resultado son estas lucecitas de colores que me hacen sonreir cuando se reflejan en las paredes.
Solo teneis que colgarlas donde les dé el sol y tendreís iluminada toda la estancia de pequeños arcoiris.
Según el feng shui, los colgantes bonitos del techo, como el caso de estas bolas, sirven para que la energía CHI se pare en ellas y no pase tan rapidamente por las estancias, (como pasaría en un pasillo largo), y ya nos interesa que pase suavemente por toda la casa porque es energía renovadora y vital que nos alimenta.
Espero que os guste la idea. Hasta la próxima.