sábado, 26 de abril de 2014

CAMISETA DESTEÑIDA CON LEJIA


Estas camisetas son toda una sorpresa cuando las terminas, porque nunca sabes el resultado final cuál será, a mi de momento, todas me han gustado mucho.

Os explicaré como he conseguido esta que no tiene muchos secretos.
La camiseta como veis es de un azul intenso, hay que lavarla antes de hacer nada y sin dejarla secar, mojarla un poco más sin que chorree.
Extenderla en una mesa, cojer un pellizco de tela en el centro de la camiseta y enrollar en plano como si fuera un caracol hasta que termineis toda la camiseta en un circulo como el de la foto de arriba. Vigilar que queden bien apretados todos los pliegues.

Yo la he sujetado con varias gomas normales, las he puesto de esta forma para que las marcas que pudieran quedar fueran regulares.
 
Una vez tengamos la camiseta bien sujeta, poner en un cubo solo lejía suficiente para sumergir el rollo. Ponerle encima un peso (bol de vidrio ó ceramica lleno de agua) para que no salga del líquido. Dejar sumergida 5 minutos. 
Ojo con las manos, es mejor utilizar guantes cuando toquemos la lejía.

Sacarla de la lejía y enjuagar bien en agua  sin sacar las gomas.

Poner en otro cubo mitad de agua y mitad de vinagre blanco y sumergir de nuevo el rollo durante 10 minutos con el peso igual para que no salga del líquido.

Volver a enjuagar en agua de nuevo, quitar las gomas y ver el resultado. Volver a enjuagar en agua, ahora sin gomas y secar a la sombra.

Cuando lavemos nuestra camiseta es mejor no tenderla al sol porque perderá color y viveza.

Solo os falta elegir el color de la camiseta y ya podeis comenzar. Buena suerte!!!